Los vínculos son las relaciones que puedes llegar a tener con otras personas, es decir, aquello que te une a ellas de una forma especial y hace que todo tratamiento o comunicación fluya de una forma mucho más eficaz.  

Pero a veces las relaciones sociales no son una tarea fácil, sobre todo cuando te encuentras en un sitio cerrado con una persona que no conoces de nada, pero ¿y si esa persona fuera tu aprendiz y tuvieras que ayudarle a solucionar un problema? 

Puede que a veces pienses que tu aprendiz tampoco se sienta del todo cómodo contigo, pero esto se puede solucionar. Crear un vínculo con tu aprendiz es algo esencial para que tu labor profesional sea eficaz. Por ello, te traemos 5 consejos que te ayudarán a mejorar el vínculo con tu aprendiz: 

1. SABER EL NOMBRE DE TU APRENDIZ: cuando hables con tu aprendiz dirígete a él por su nombre, le ayudará a sentirse más relajado y con confianza. Suele dar muy buenos resultados. “Para toda persona escuchar su nombre, se trataría del sonido más dulce o importante en cualquier idioma”, o al menos eso decía un gran empresario estadounidense como Dale Carnegie. 

2. TRATA DE CONOCER MÁS COSAS SOBRE SU VIDA: si le preguntas cosas sobre su día a día hará que te sienta más cercano y que te preocupas por él, lo que le ayudará a relajarse un poco. Pero hay que tener cuidado: 

 

  • Debes de ser muy cuidadoso en no sobrepasar los límites de privacidad. 

 

  • Hay que utilizar el método solo para relajarlo, una vez que se encuentre relajado recordemos que el aprendiz se encuentra en nuestra clínica para tratar algún problema. 

 

3. NUNCA DEBES ENGAÑAR O DECIR MEDIAS VERDADES: debe saber que le estamos contando la verdad para que el aprendiz pueda confiar en nosotros y saber que no le vamos a fallar. Las consecuencias serían muy negativas para el aprendiz ya que crearle una falsa expectativa puede ocasionarle un problema cuando no pueda llegar al objetivo.   

4. ESCUCHA ACTIVA: la escucha activa muchas veces se trata de la solución a algunos de los problemas que contiene el aprendiz, es decir, debemos dejarlos hablar a ellos para saber qué es lo que verdaderamente les ocurre y así poder tratarlos. Imaginar que es lo que siente tu aprendiz y los motivos por los que siente que tiene un problema, puede ayudarte a solucionarlo.  

5. UTILIZA LA TECNOLOGÍA A TU FAVOR: Mantén un contacto directo con tu aprendiz para acompañarlo en tiempo real en la evolución de su terapia. Para ello, utiliza alguna red social para mantener el contacto directo con tu aprendiz y que pueda preguntarte lo que necesita en cualquier momento. 

Todos estos consejos debes personalizarlos a cada uno de tus aprendices para conseguir una mejor relación con ellos y que se sientan cómodos cuando van a visitar tu clínica, ya que esa seguridad puede hacer que el resultado de los tratamientos sea más eficaz y que el aprendiz consiga su objetivo final. Por ello, es importante crear el vínculo con tu aprendiz. 

 

“Juntos lo conseguiremos, confía en mí, no te sueltes de mi mano” 

 

Y hasta aquí el post de hoy. Desde Método Piecito esperamos que estos consejos os ayuden. Si tenéis alguna pregunta o queréis introduciros algo más en este tema podéis mandarnos un correo info@metodopiecito.com estaremos encantados de recibir vuestras sugerencias y comentarios.